lunes, 16 de noviembre de 2009

Como en casa, en ningún sitio.

Los asturianos intentando colarnos una línea de alta tensión, devastadora para una buena parte de nuestra montaña, moviendo a su favor mojones limítrofes entre nuestras regiones, denominando como asturianos buena parte de los Picos de Europa leoneses.
Los castellanopalentinos intentando apropiarse desde San Glorio hasta La Robla, con unas DOTs de un estilo colonial rancio y casposo.
Los gallegos haciendo arrumacos al Bierzo para ver si caen en sus redes territoriales.
Los castellanos destrozando nuestra cultura e identidad en su beneficio.
Pucela y el gobierno estatal, llevándose la riqueza de nuestra tierra (Riaño, electricidad, subvenciones para que se instalen empresas en cualquier lado, menos en nuestra Región…), dejando a cambio migajas y promesas vacías.
La vieja y milenaria Región Leonesa, está siendo despedazada por alimañas, que ven en esta tierra una buena oportunidad, para satisfacer sus ansias expansionistas y acumuladoras, y… ¿con quien mejor para hacerlo que con una presa dócil, entregada, y cobarde? Todos aquellos que se echan en los brazos de algunas de estas sabandijas, que no piensen que les aceptan y les dan palmaditas, porque les consideren sus iguales, más bien al contrario, están tratando de atraer a la presa a su terreno, para una vez en él, devorarla sin compasión. Si los bercianos se piensan que iban a estar mejor considerados en Galicia, si los asturianistas piensan que íbamos a ser mejor tratados en la Región Asturleonesa, y si los castellanoleonesistas piensan que íbamos a estar peor teniendo un estatuto de autonomía propio, entonces es que buena parte de nosotros, no somos conscientes del mundo en que nos desenvolvemos, y todavía creemos en cuentos de hadas. Por muchos mundos idílicos que nos prometan, por muchos pájaros en la cabeza que nos pongan, por muchas riquezas que nublen nuestra vista… ¡COMO EN CASA EN NINGÚN SITIO!, y el único sitio del mundo donde un leonés, salmantino, zamorano, berciano, sanabrés, alistano…, puede decir estoy en casa, sin que nadie le mire con el rabillo del ojo, es en nuestra tierra, la de todos, la siempre querida y muchas veces maltratada… Región Leonesa. ¡VIVA LEÓN!

4 comentarios:

canxeco dijo...

la region leonesa es única ni mejor ni peor pero única....por eso mi dolor cuando oigo algun paleto del ppsoe leones a favor de este mastodóntico engendro en el cual nos forzaron a convivir....

El barquero leonés dijo...

Los bercianos que ahora quieren ser gallegos,si estuvieran en Galicia querrían ser leoneses, el caso es protestar. Los asturianistas y los castellanistas, parecen que ven a la Región Leonesa como si fuera menor de edad. Yo no veo en Asturias un movimiento social que pretenda unirse a León, pero parece que aquí algunos se sienten desvalidos y atemorizados, si no van agarrados de alguien que les de seguridad. Ese complejo de inferioridad, es el culpable en parte, de la dominación castellana que sufre el pueblo leonés.

Anónimo dijo...

En efecto , el complejo de inferioridad que arrastran los cazurros es de tamaño XXXXLLL !!! y muchos leoneses solo se ven "amparados " cuando van acompañados de "buenos amigos " como son los asturianos , los pucelanos o los gallegos y son tan tontos que no se dan cuenta que son solo buitres carroñeros que van a dejarlos mondos y lirondos, robando el agua , la electricidad , los jovenes preparados o las cajas de ahorro , además son tan majos que nos cruzan la montaña con mega lineas y todavia es por nuestro bien , como dice el tal Graciano Torres hoy en la prensa en la apertura de una mina en asturias con dinero leones . Yo lo que pienso es que este pueblo ya no tiene remedio , pues lleva soportando 30 años a unos paletos castellanos que le explotan y cada vez estan mas sometidos , y encima parece que les gusta el sometimiento , la esclavitud y la humillación permanente. No seria tan complicado sacudirse ese yugo , solo se necesitaria voluntad , lo que no teneis .. precisamente

El barquero leonés dijo...

Anónimo en el último punto te equivocas, no falta voluntad, si no que sobran los complejos y la cobardía.