jueves, 2 de abril de 2009

Abel Pardo

Abel parece haberse convertido en el nuevo adversario, para una buena parte de los leonesistas. Al final los junteros y los acastellanados, van a ser unos santos en comparación de Abel. El señor Pardo es un soñador, que en sus inicios parecía que iba a ser el redentor del leonesismo, pero que se ha quedado en las nubes de juventud, y no parece dispuesto a aterrizar nunca más entre los mortales, si no es para cobrar el sueldín, del que le hemos hecho merecedor los que le votamos. Abel debería dar mucho más de sí, es cierto, pero de ahí a ser el enemigo leonés por excelencia, va un abismo. En la batalla por recuperar la grandeza de nuestra identidad como leoneses, debemos tener claro (clarísimo), que el verdadero enemigo de la Región Leonesa, son la Junta castellanopucelana, y los mercenarios y/o acastellanados al servicio de la misma por un lado y por el otro, el resto de los políticos y medios de comunicación nacionales, que nos mantienen en el olvido, y miran nuestra destrucción como pueblo con indiferencia. Debemos dirigir nuestra lucha contra quien nos ataca, no contra quien nos ayuda. Podemos estar o no de acuerdo con lo que hace o con lo que dice este Peter Pan leonés, pero lo que no podemos negar es que es un leonesista convencido, y que a su forma quiere a esta tierra. Dejemos en paz a Abel y centrémonos los dos verdaderos problemas de León, que son la unión con Castilla y el “pasotismo” leonés.

4 comentarios:

canxeco dijo...

totalmentede acuerdo. yo creo que le tienen un poco de envidia. pero lo cierto es que si no es por él no habría carteles por leon hablaNdo del REINO DE LLION

Amurrinare dijo...

Cierto, habra gente que pueda estar de acuerdo o no con su ideologia, pero Abel esta haciendo que el idioma Leones vuelva a tener cabida en una institucion leonesa, y lo esta potenciando como se merece. En vez de criticar los esfuerzos de una persona que esta trabajando por Leon (cierto que ojala se hiciese mas), por que no criticamos lo que NO hacen otros? es que solo interesa criticar a la gente de UPL? Y el PP y PSOE, que hacen esos?. Todas las personas que estan luchando por el idioma Leones desde distintas asociaciones, TODOS, tienen cabida, cada uno a su manera esta contribuyendo a que nuestra lengua perviva. Ahora, no seria el momento ya de juntarse a hablar y dar los pasos necesarios para crear una Academia de la Lengua Leonesa? de esta forma cuando un curso se imparta de nuevo en Leon, no habra que ir a pedir ayuda a los vecinos de otras regiones.

Anónimo dijo...

Yo creo que Abel Pardo, se esté o no de acuerdo con él, es hoy por hoy el único concejal y me atrevería a decir cargo público que hace política leonesista. Cierto es que hay veces que mete la pata, pero pensemos que sólo quien hace cosas se equivoca, y que por cada metedura de pata de Abel, que tiene un eco inmediato por parte de los antileonesistas, existen bastantes aciertos que todos tenemos la obligación de propagar. ¿Cuántos más cargos públicos de UPL hacen leonesismo? Yo enumero sólo algunas cosas de las que hace Abel en su concejalía, como conferencias todas las semanas, exposiciones, cursos de leonés y de cultura tradicional, viajes para conocer el País Leonés, el Campeonato de Bandas, el mundial de lucha de brazos...Abel quitó las banderas autonñomicas del salón de plenos, fue el único conceja que protestó contra el escudo autonñomico de la policía, ha llenado de banderas de León el Palacio de Don Gutierre...¿No es ya el momento de dejar de ser cainitas y apoyar a los nuestros?Yo creo que es casi una obligación apoyarle, sobretodo, porque prefiero un leonesista que haga cosas, aunque a veces parezcan radicales, que un leonesista que no haga nada por no molestar.

El barquero leonés dijo...

Totalmente de acuerdo. La única y gran crítica que se le puede hacer a Abel, es que debería comportarse como un lider leonesista,y ello implica tener más presencia en los medios de comunicación,convocar acciones de protesta... Su actuación política en los últimos años, aunque es buena, se queda muy corta,si nos atenemos a la gran capacidad que él tiene, y a las grandes expectativas que generó entre muchos de nosotros, su irrupción en los primeros puestos de la lista electoral de su partido.