domingo, 29 de marzo de 2009

Botar a "boinazos"

¿Hasta cuando vamos a tener que aguantar los ciudadanos honrados, las petulancias y bravatas de los políticos y sus acólitos, dándonos lecciones de moralidad? La mayoría de los empleadillos de los organismos oficiales, sobre todo autonómicos y provinciales, van caminando por la calle subidos en un pedestal, sintiéndose superiores a quienes estamos trabajando duro, para permitirles ocupar esos sitios de privilegio. Los ayuntamientos, diputaciones, subdelegaciones de Gobierno...., son lugares propicios para la colocación de amigos, familiares y demás serviles. Para más INRI estos “elegidos” a dedo, desde su puestín conseguido a base de bajezas, nos muestran una actitud soberbia, cada vez que un pobre “currante”, acude a su lugar sagrado de ¿trabajo?, para solucionar algún problema, pagar algún recibo o solicitar alguna prestación. Esta gente no tiene más meritos en su curriculum, que el haber hecho un favor, ser familiar, o arrastrarse delante del político de turno. Hay muchísimas personas, que han invertido tiempo, dinero y lo que es más importante ilusiones, para labrarse un futuro estable, opositando a un empleo público. Estos ciudadanos, la mayoría jóvenes, ven su camino cerrado por una mano corrupta, la misma que después en los discursos y declaraciones nos dan lecciones de honestidad. ¿Cuántos jóvenes después de opositar noblemente, han acabado de peones en la construcción, mozos de almacén, repartidores de comida rápida…, con contratos basura y pasando calamidades? ¿Quién no conoce en su ayuntamiento a varios personajillos de estos, que viven a costa de todos, y que encima en muchos casos miran por encima del hombro, a quien tiene que mancharse la ropa para ganarse la vida? Ante esta situación bochornosa y gravísima, ¿cómo puede un político de cualquier ideología, pedirme el voto sin caérsele la cara de vergüenza? Pero lo más irritante del asunto, es que cuando en privado denuncias estas situaciones, el corrupto de turno te dice “pues lo tienes fácil, si conoces algún caso vete a los tribunales y denúncialo”. Como que eso fuera tan fácil, la justicia no está hecha para los justos, yo trabajo de sol a sol, gano “cuatro duros”, y encima seguro que si me pleiteo con algún intocable poderoso, o alguno de sus amiguines, estos conocerán a mi jefe, y lo único que habré ganado con la denuncia, será mi despido. Yo propongo que si nos piden el voto en las próximas elecciones, para seguir haciendo lo mismo, les “botemos” y a ser posible a boinazos, a ver si conseguimos que la palabra democracia, vuelva a ser sinónimo de pureza, decencia, esfuerzo, dignidad….

1 comentario:

Amurrinare dijo...

Que razon tienes barquero, yo soy una de tantas personas que se harto de opositar para ver que por delante pasaba gente sin ningun merito, aparte de conocer a alguien...España esta a la cola de Europa en decencia en el mercado laboral, las condiciones de los trabajadores españoles son de absoluta verguenza. Y todavia los politicos se creen que estan haciendo un gran trabajo...si, en llenarse sus bolsiloos y los de amigos y familiares. Y esta situacion se agrava en lugares como Leon, donde la misma gente se perpetua en las administraciones. Hace falta mucha purga y espalar mucha mi**** para limpiar esto.